La altura de Monteverde y su tipo de precipitación horizontal lo convierten en una excelente zona para algunos cultivos un ejemplo de ellos es el café. Este cultivo que ha significado grandes logros de desarrollo para nuestro país.

Varios factores favorecieron el establecimiento del “Grano de Oro”.  Los lugares alrededor de los cuales se hicieron las primeras plantaciones, se caracterizaban por suelos de origen volcánico, sumamente fértiles; una temporada lluviosa y otra seca, temperaturas relativamente uniformes y favorables a lo largo de todo el año para el desarrollo de la planta.  

El café de Costa Rica era exportado con marcas acreditadas que bautizaban su propio producto según su gusto.  El grano era de tal calidad que no necesitaba de un gran aparato promocional para su colocación en los mercados. Esa excelencia se derivaba de un continuo mejoramiento en las técnicas de beneficiado y en la introducción ininterrumpida de mecanismos cuyo efecto benéfico en la calidad del cafeto era conocido. La puesta en práctica de nuevas técnicas en el beneficiado coincidió con la consolidación del mercado europeo consumidor del café costarricense. 

En Monteverde se aprecian en los lugares vecinos al casco central las grandes plantaciones de café en zonas como San Luis, Cañitas y Turín, estas zonas le muestran a los turistas paisajes maravillosos en el camino que lleva a Monteverde.

Algunas de estas fincas cafetaleras han decidido reservarse una pequeña porción para turismo, al ser finca orgánicas muestran cómo es posible producir productos de alto consumo en una forma amigable con el ambiente, los turistas visitan estas plantaciones en recorridos aproximados a 2 horas donde conocen además del café cultivos adicionales como puede ser la piña, el cacao o caña de azúcar.